loading

cabecera

cab-peq

LO   ÚLTIMO  

Todos tuvieron que pasar el examen en solitario en la Gala 9 de OT 2018


La Gala 9 de OT2018 fue bastante diferente a las demás por varios aspectos pero, principalmente, porque era la primera vez que íbamos a disfrutar de actuaciones en solitarios por parte de todos los concursantes que aún permanecen dentro de la Academia. El comienzo fue bastante bueno gracias a una interesante actuación grupal del clásico “Spice Up Your Life” de las Spice Girls, recientemente reunidas sin Victoria. La elección del tema fue estupenda, pues es una canción que da mucho juego para ser interpretada por varias voces, y el resultado estuvo a la altura de una Gala 9. Podría encajar muy bien en una futura gira, en caos de que la haya.

Marilia se enfrentaba a su tercera nominación consecutiva y, en este caso, eligió un tema de Rihanna para luchar por la permanencia. Algo que juega muy a favor de la canaria es que, todas las veces que ha estado en la cuerda floja, ha seleccionado canciones muy diferentes entre sí para demostrar que es una artista versátil. Eso sí, “Only Girl (In The World)” le quedó un poco grande, pues vimos a una Marilia un tanto incómoda con la coreografía y poco natural en la ejecución de sus movimientos. Vocalmente, ni fu ni fa. Casi desde que terminó de cantar, pudimos suponer que había llegado su hora, y así fue. La artista abandonó la Academia con un 47% de votos a favor.

Por tanto, fue Marta la que salió mejor parada en este duelo. La malagueña escogió, con mucho gusto, la canción “I Want To Know What Love Is” que, si bien no consiguió cantarla de una manera perfecta, sí supo transmitir lo que la letra dice y emocionar al espectador. Además, tuvo varios momentos de una gran lucidez vocal que sacó a la luz toda la potencia que tiene la concursante y que parece no haber podido demostrar en demasiadas ocasiones. Por segunda semana, el público quiso salvarla de la expulsión, pero tendrá que enfrentarse a una tercera para comprobar si es la vencida o no. Esperamos que no lo sea, queremos que continúe en la Academia y, a poder ser, que llegue a la final. Se lo merece.

Natalia fue la siguiente con un tema que, como ella afirmó, era “demasiado comercial”. Y no creemos que esto sea algo necesariamente negativo en su caso, pues ya ha demostrado en semanas anteriores que es un estilo en el que se desenvuelve muy bien. En esta ocasión, el exceso de coreografía que tenía incorporada su actuación llevó a la concursante a descontrolar un poco la voz y realizar una de sus actuaciones más flojas desde que comenzara el concurso. Sin embargo, para el jurado parece intocable y volvió a cruzar la pasarela sin complicaciones. Quizás sea la hora de nominarla para que se ponga las pilas y vuelva al nivel de hace semanas.

Y por fin espabiló Miki. Ya veníamos diciendo en las últimas galas que el catalán se había estancado de una manera un tanto preocupante y parecía que no iba a ser capaz de sobreponerse a ello. Sin embargo, el miércoles pasado nos sorprendió con “Una Lluna A L’aigua”, canción que parece haber sido compuesta expresamente para él, pues encaja a la perfección con su estilo. El concursante se recorrió el plató de OT de principio a fin, bailó con compañeros y presentador con una soltura admirable y consiguió poner en pie al público y a los espectadores que veían la televisión. Fue el último favorito de la edición muy merecidamente.

Lo de Julia fue, sin embargo, una decepción con mayúsculas. No sabemos si fueron los nervios o su falta de confianza en sí misma como resultado de sus problemas con la voz de las últimas semanas, pero veníamos de una muy buena semana, con dos pases de micros donde había sido la mejor de los 9 con diferencia, pero llegó a la gala y nos quedamos completamente fríos. Nada de emoción y demasiado correcta a nivel vocal. El jurado la propuso para abandonar la Academia y, de no ser salvada por sus compañeros, se habría tenido que enfrentar a los espectadores por primera vez. Esperamos que sirva como toque de atención.

Lo de María no tiene nombre. No vamos a decir que canta mal, porque sería injusto. Ha demostrado en varias ocasiones que es capaz de hacer actuaciones muy dignas (“Quédate en Madrid” y “Ex’s and Oh’s”, por poner dos ejemplos) pero lo del pasado miércoles no sonó bien, por mucho que nos hayamos empeñado en buscarle el lado bueno. El principio de la actuación estuvo aceptable, pero a partir del parón fue bastante desastroso: sobreactuado, desafinado, excesivo… Merecía, sin duda, la nominación. Ahora solo falta que el público decida si quiere seguir viéndola más semanas en la Academia o no.

Alba sí estuvo bastante bien. Sin entusiasmarnos demasiado, porque es evidente que ha tenido actuaciones mejores, la alicantina cantó con mucho gusto “Allí Donde Solíamos Gritar”. Si tuviéramos que poner algún ‘pero’, volvemos a su punto débil: la vocalización. Hubo momentos en los que nos costaba entender qué estaba cantando y, precisamente en canciones como esta, la letra es fundamental para poder transmitir los sentimientos adecuados. 


Famous, sin embargo, no vivió una de sus mejores noches. Es cierto que, a priori, el bolero “El Reloj” no encajaba demasiado en el estilo del concursante, pero confiábamos en que alguien que tiene una voz como la que tiene él sería capaz de hacer bien cualquier tipo de canción, sea cual sea. Sin embargo, y a pesar de que no llegó a estar mal del todo, tuvo más imprecisiones vocales de las que suele tener. No estamos acostumbrados a verle tan inseguro en el escenario y, en esta ocasión, lo estuvo. Los profesores volvieron a salvarlo por segunda semana consecutiva.

La gala cerró con Sabela y su “Next To Me”. Lo que nos pasa con ella es algo bastante llamativo y es que, si bien reconocemos que canta bien y esta actuación fue bastante buena, no creemos que tenga nada de carisma ni personalidad. A pesar de postularse como una de las favoritas en redes sociales, seguimos viéndola como la típica concursante de “La Voz” que canta bien, llega lejos, pero el día siguiente de acabar el programa ya nadie se acuerda de ella. Esperamos que en este caso no sea así y consiga mantener a todo ese público que hoy la apoya con tanta vehemencia.

El duelo de esta semana lo protagonizan Marta y María, dos perfiles completamente diferentes pero que, de una forma u otra, han conseguido conquistar a una buena parte del público. Ya lo hemos dicho antes, pero no está de más repetirlo: queremos que se quede Marta, pues creemos que ha tenido una trayectoria bastante mejor que su compañera y nos gusta más su voz. No sabemos qué pasará pero, probablemente, volveremos a vivir una expulsión muy igualada.

Publicado por: Alfonso Halcón Olivero el 26 de noviembre de 2018

Más de:

Spotify

social

radio

Lo + Relevante