loading

cabecera

cab-peq

LO   ÚLTIMO  

El barco OT 2018 se hunde y parece que nadie está intentando evitarlo


Llegar al ecuador del programa y hacer una gala tan olvidable cuesta caro, y si no que se lo digan a los chicos de OT 2018 que el pasado miércoles sufrieron una notable pérdida de audiencia, que tendrán que saber remontar la semana que viene si quieren que el concurso aguante en el prime time de La 1.

La Gala 6 comenzó bien, pues la actuación grupal estuvo bastante entretenida. Los arreglos de “Vivir Así Es Morir de Amor” y el beat cercano a la música dance modernizaron el tema y le dieron una vuelta bastante necesaria que nos convenció por completo.

Con los nominados vivimos las dos caras de la moneda: mientras Damion se quedó muy corto en su interpretación de “God’s Plan”, en ocasiones desafinado y en otros excesivamente impreciso, Marta salió a ganar, a arrasar, a demostrar que merece mantener su plaza en el concurso. Pisó el escenario con una fuerza que nos hizo darnos cuenta de que todavía tiene muchísimo que dar, estuvo muy bien de afinación y se metió al público en el bolsillo. El 59% de la audiencia decidió que merecía continuar en la Academia, y el jurado la invitó a cruzar la pasarela.

María y Famous tenían muy complicado mantener alto el nivel de la gala, pues el tema que tenían que cantar era excesivamente sencillo para un concurso de televisión. “1, 2, 3” de Sofía Reyes y Jason Derulo no ha parado de sonar en la radio en los últimos meses, y no hay duda de que es una canción muy divertida, pero 0 competitiva. Ambos estuvieron correctos, Famous mejor que María, pero ninguno de los dos supo regalarnos una actuación memorable.

Por fin podemos decir que se produjo el “Sabelazo”. No había estado rotunda en ninguna de las galas anteriores, de hecho podríamos decir que pasaba demasiado desapercibida y no terminábamos de verla cómoda en la Academia. Sin embargo, su “Set Fire To The Rain” fue estupendo y, a pesar de que tuvo algunos problemas de afinación en determinados momentos, supo darle la fuerza y la garra adecuada para no quedarse corta ni pasarse. Cantó bien, transmitió mucho y nos ofreció su mejor actuación desde el inicio del programa, con diferencia.

La de Carlos y Marilia fue una actuación un tanto plana, donde ambos cantaron bastante correctamente pero se hizo demasiado larga y la escenografía fue muy infantil y nada adecuada para este tema. El catalán estuvo bastante más fino que la canaria en el tema de la afinación y está mejorando mucho en este sentido, a pesar de que los profesores siguen sin ponerle retos a su altura, lo que hace que parezca que cada semana canta el mismo tema. Marilia se tendrá que enfrentar a la decisión de la audiencia por primera vez.

Alba brilló con luz propia. Si bien durante la semana habíamos visto a la ilicitana demasiado exagerada en su interpretación de “La Llorona”, en la gala no tuvimos nada que objetarle y se marcó una de esas actuaciones que serán siempre recordadas en esta edición de OT, una de esas míticas que no faltarán en la gira en caso de que la haya. Fuerza, pasión, afinación, garra y coraje. Espectacular Alba.

Qué pena que Noelia y Julia no estuvieran a la altura de sus posibilidades en un tema tan adecuado para ellas. “Tú y Yo Volvemos Al Amor” era perfecta para la voz de la malagueña y fue, sin embargo, la que más problemas de afinación tuvo. Y es que Noelia nos dio tanto en las dos primeras galas, que esperábamos de ella algo que nunca ha llegado: evolución. De hecho, cada semana tenemos más dudas de que merezca continuar en la Academia, y esta vez no ha podido librarse de tener que enfrentarse al veredicto de los telespectadores. Julia ha sufrido esta semana con su voz y eso le pasó factura en la gala, hasta el punto de que se quedó a punto de la nominación. 

Por último, Natalia y Miki nos regalaron una bonita actuación de “Shallow”. El único inconveniente que encontramos en esta ocasión es que parecía que la de Pamplona era la intérprete principal y Miki simplemente estaba haciéndole los coros. El reparto de los fragmentos que tenía que cantar cada uno era demasiado desigual y no es justo que se favorezca tan descaradamente a uno de los dos miembros del dúo. Sin tener en cuenta esto, Natalia estuvo, de nuevo, estupenda, y Miki también.

Y de nuevo nos hemos enfrentado a una gala demasiado correcta, y la corrección podría ser aceptable si estuviéramos en la primera o segunda semana, no en la sexta. El barco se está hundiendo poco a poco y no hay indicios de que vaya a volver a salir a flote de la manera que debería. Si la cosa sigue así, probablemente nos quedaremos sin gira y sin singles para los 16 concursantes. La semana que viene viviremos una expulsión bastante dura, y lo cierto es que no sabemos con quién quedarnos: si con la dulzura y delicadeza de Marilia, o con la potencia y garra de Noelia.


Publicado por: Alfonso Halcón Olivero el 2 de noviembre de 2018

Más de:

Spotify

social

radio

Lo + Relevante