loading

cabecera

cab-peq

LO   ÚLTIMO  

Lola Indigo salva una Gala 2 marcada por los problemas de sonido y un flojo repertorio



Tras una semana bastante menos intensa que la pasada, llegó el miércoles y, con él, una nueva Gala de OT. Decimos que ha sido “menos intensa” porque había pocas actuaciones que esperásemos con más ganas de lo normal, algo que sí sucedió en la Gala anterior, pues el repertorio, en esta ocasión, era bastante flojo. No obstante, teníamos la esperanza de que los chicos supieran darnos performances lo suficientemente buenas como para callar nuestras bocas y hacernos disfrutar como lo hicimos en semanas pasadas.
La noche comenzaba con los primeros acordes de “Bonito Es”, la canción que tenían que interpretar de manera grupal. Es cierto que se trata de un tema bastante divertido pero demasiado desconocido para los millennials, que son los seguidores más acérrimos del programa, por lo que no despertó excesivo interés. La actuación estuvo bien, aunque quizás la puesta en escena llegó a rozar lo absurdo y parecía, en ocasiones, que estábamos en la fiesta de fin de curso de un colegio.

Tras una breve presentación, era el momento de los nominados. Comenzó Alfonso, que interpretó “All Of Me” de John Legend, pero en su versión spanglish. Si bien es verdad que vocalmente estuvo bien, la adaptación al español es bastante fea, por no hablar de que comenzó cantando en inglés y su pronunciación fue terrorífica. Precisamente por eso, era mejor cantarla en castellano al completo. Como concursante, cierto es, había tocado techo. No parecía ser capaz de dar más de sí, y esto el público lo sabía pues fue expulsado con casi el 79% de los votos en contra.

Sabela, por su parte, hizo una actuación bastante irregular, con momentos de mucha lucidez y otros en los que estaba completamente desafinada, una pena porque en las clases con Manu, donde interpretó “Benditas Feridas” al piano, estuvo estupenda. Su performance en la Gala fue, sin embargo, poco memorable, y su riesgo al elegir una canción en gallego la salvó de una nominación segura.

Los siguientes en cantar fueron Dave y Noelia, que interpretaron el clásico “Volando Voy” de Camarón de la Isla. Aunque la escenografía parecía demasiado amateur, es de justicia reconocer que estuvieron muy correctos a nivel vocal y que, de ninguna manera, Dave merecía la nominación, al menos en una gala tan floja a nivel general. Si al vozarrón de Noelia le sumamos su gran versatilidad, podemos explicar por qué es una de las firmes candidatas a ganar el concurso. Le falta soltura en el escenario, pues sus movimientos parecen un tanto premeditados.


Lo de María y África no tiene nombre. Además de ser mejores amigas dentro de la Academia y encontrarse muy cómodas cantando juntas, tenían una canción que les iba muy a favor. La actuación estuvo falta de todo: sin garra, sin lucidez a nivel vocal, sin energía y sin actitud. Las 2 fueron nominadas, era evidente, pero María no merecía la salvación de los profesores. No en esta gala, al menos. 
Alba y Miki podrían situarse en la otra cara de la moneda, a pesar de que en el repaso de gala han notado ciertos fallos de afinación que, en directo, no parecieron estar presentes. Desde casa sonó estupenda, tanto los solos como las armonías, y transmitieron muchísimo. Por otro lado, Joan y Marilia estuvieron bastante correctos. Mientras él mantuvo el nivel durante toda la canción, dejando claro que le venía como anillo al dedo y mostrándose bastante suelto en el baile, ella titubeó un poco al principio, pero nada para echarse las manos a la cabeza. La puesta en escena quedó bastante desangelada, y Joan volvió a ser nominado, esta vez injustamente. Los compañeros le salvaron por segunda vez consecutiva. 

Por la semana que han vivido Famous y Damion quienes, por momentos, parecían pelearse con la canción que les había tocado más que ir a favor de ella y defenderla de la mejor manera posible, en la gala hicieron su mejor pase y les valió a ambos para salvarse. Nadie podía vaticinar que iban a cruzar la pasarela gracias al jurado interpretando “Déjala Que Baile”, tema que no puede ser más opuesto al estilo de los dos. Pero es cierto que se merecían ese empujón, porque han trabajado más que ninguno desde que le asignaron la canción el jueves anterior. Damion tiene que quitarse el tic que tiene al cantar, pues no para de mover la mano hacia delante y hacia atrás y queda bastante feo.

Natalia y Marta estuvieron fantásticas. De la primera no nos sorprende porque nos tiene acostumbrados a estar a un nivel bastante superior al de sus compañeros, pero Marta venía de una actuación bastante mala y ayer podría decirse que superó a su compañera, algo nada fácil. No obstante, el número quedó bastante redondo, y fue de lo más destacable de la noche. Es muy comprensible, dada su trayectoria, que Natalia fuera elegida la favorita por parte de los telespectadores.

Los últimos en pisar el escenario para cantar su tema fueron, en esta ocasión, Carlos y Julia. Y lo cierto es que fueron los mejores de la Gala gracias a que estuvieron muy afinados y conectados entre sí durante toda la actuación. Es evidente que hay una química especial entre ambos que va más allá de esta canción, pero lo importante es que supieron transmitirlo al espectador y hacer de “Mi Historia Entre Tus Dedos” la performance más memorable de la noche, y los números lo demuestran: es la que más visualizaciones tiene en Youtube y la que más reproducciones acumula en Spotify.

Más allá de las actuaciones, bastante por debajo del nivel que ya habían sido capaces de alcanzar en la Gala anterior, es necesario comentar que el sonido fue nefasto: las voces de los concursantes se escuchaban muy por debajo de la música, incluso en los dúos parecía que había un micrófono más fuerte que el del compañero. Además, en ocasiones se oía un zumbido de fondo que enturbiaba por completo las actuaciones e impedía que pudiéramos disfrutar de ellas como deberíamos hacerlo en shows de este tipo. Es algo imperdonable que esperamos solucionen y que no se vuelva a repetir, porque ayer se hizo complicado aguantar la gala hasta el final

Tenemos que dar las gracias, en esta ocasión, a una de las artistas invitadas por levantar el nivel de la Gala y hacer que mereciera la pena quedarse viéndola. Lola Indigo -Mimi de OT 2017, cantante y BAILARINA- se marcó una actuación espectacular, interpretando su platino “Ya No Quiero Ná”. Fue el único momento de la noche en que supimos que estábamos en 2018. En otras ocasiones parecía que habíamos retrocedido 10 años, como mínimo. Impresionante que la primera expulsada de la edición pasada fuera capaz de hacer eso encima del escenario. La puesta en escena fue digna de cualquier gala internacional de entrega de premios. Que existan productos así en España nos hacen darnos cuenta de que aquí se pueden hacer cosas muy grandes. Brutal.

Los resultados finales de las nominaciones, bastante discutibles, dejan a África y Dave en la cuerda floja. Pase lo que pase el miércoles, vamos a perder mucho. Si es África la expulsada, nos estaremos privando de descubrir una de las mejores voces de este año que, por el motivo que sea, no ha sabido explotar hasta el momento. Si el que se va es Dave, perderemos una pieza esencial en el reality, y un perfil completamente diferente al resto, algo muy importante en concursos como este. A partir de ahora siempre será así, por lo que solo nos queda aceptarlo y desear que fuera de la Academia les dejen demostrar todo lo que no han podido dentro del concurso.
Publicado por: Alfonso Halcón Olivero el 4 de octubre de 2018

Más de:

Spotify

social

radio

Lo + Relevante