loading

cabecera

cab-peq

LO   ÚLTIMO  

La 3ª gala de OT 2018 remonta el vuelo, pero deja la emoción atrás


Viva la vida. Bonita declaración de intenciones para comenzar la Gala 3 de OT 2018. No tan bonita, sin embargo, fue la versión que realizaron los triunfitos de este clásico de Coldplay. La canción en las voces de los chicos sonó agradable, porque ellos cantan bien, pero quedó excesivamente desangelada y un tanto desfasada. En ocasiones parecía un coro de una iglesia. Podían haber conseguido que se convirtiera en uno de los clásicos de la edición, como "This Is Me", pero los arreglos impidieron que destaque tanto como podría.

Tras el opening, era el turno de los nominados. Partiendo de la base de que ninguno de los dos merecía ser expulsado en la Gala 3 de OT, porque ambos tienen un nivel bastante superior al de algunos de los concursantes que estaban salvados, tenemos que asumir que las cosas son como son y el concurso es así. Dicho esto, ambos hicieron actuaciones bastante dignas. África fue la encargada de romper el hielo y por fin pudo demostrar de lo que es capaz. Estuvo afinada en todo momento, quizás un poco contenida en los movimientos, pero eso le permitió controlar mejor la voz y regalarnos un show muy interesante. La puesta en escena también estuvo acertada, y la madrileña abandona el concurso por la puerta grande, a pesar de que solo un 20% de la audiencia la votó para que se quedara. África tiene mucho potencial y ojalá Universal le permita demostrarlo como merece.

Dave, por su parte, arriesgó escogiendo una canción que se alejaba bastante de su estilo habitual y la jugada le salió bien, aunque posiblemente haya pecado de ser excesivamente correcto en la ejecución. Los movimientos parecían un poco impostados y la actuación pudo llegar a parecer salida de una orquesta de pueblo. A pesar de esto, es complicado entender su nominación por segunda semana consecutiva. Otros compañeros estuvieron muy por debajo de él.

El primer dueto de la noche fue el de Alba y Marta. Es una auténtica pena que el puente de la canción quedara tan mal, en buena parte debido a los problemas que ha tenido la malagueña durante la semana, porque el resto del tema estuvo bastante bien. Marta tiene una voz tan bonita y un potencial tan grande que ya va siendo hora de que empiece a mostrarlo para no quedarse rezagada. Si se pone las pilas, podría convertirse en una de las finalistas del concurso. Alba, por su parte, está estancándose un poco, máxime teniendo en cuenta que partía como una de las favoritas. Ayer desafinó más de lo que debería, aunque supo disimularlo bien con ese tono de voz tan bonito que tiene.

Carlos y María fueron los siguientes. La actuación estuvo bien, correcta, afinada, pero hasta ahí. Para María es, sin duda, un paso hacia delante, porque venía de dos semanas catastróficas. Carlos, sin embargo, parece que no está evolucionando, en buena parte por culpa de los profesores que le han dado temas muy similares en las 3 galas. A nivel vocal sí está progresando bastante, pero es hora de que le den un reto para que pueda demostrar que es capaz de mucho más. La actuación de Noelia y Famous, sin embargo, no destacó en ningún sentido. Cierto es que el tema tenía una complicación bastante grande, y salvaron bien los platos, pero Noelia estuvo muy por debajo del nivel al que nos tiene acostumbrados y ella no puede permitirse bajar la guardia porque tiene la mejor voz de la edición. Famous cantó bien, como siempre, pero sigue pasando desapercibido.

Tras ellos, tocaba uno de los momentos más esperados de la noche, pues Natalia y Damion tenían que interpretar un tema precioso que, además, está popularizándose cada vez más en estas últimas semanas. "Lo Siento" es de esas canciones que no puedes cantar sin más sino que, además, tienes que contarla, y eso es algo que Natalia hizo a la perfección. Como siempre, la de Pamplona brilló con luz propia y supo canalizar su fuerza en la justa medida. Damion, sin embargo, estuvo bastante inestable, algo a lo que nos tiene ya muy acostumbrados y que le está impidiendo sacar todo eso que intuimos que tiene pero aún no hemos podido ver. Merecía la nominación, porque no acaba de explotar y ya va siendo hora de que lo haga. La puesta en escena, por cierto, fue muy acertada.

El dúo que salió peor parado en la noche de ayer fue el de Miki y Joan, pues ambos fueron propuestos para abandonar la Academia. En el caso del primero fue bastante incomprensible, pues estuvo muy acertado en la actitud, la energía y cantó bastante bien. A eso tenemos que sumar el magnetismo innato que tiene siempre y que te atrapa. Sin embargo, lo de Joan fue algo más evidente, pues en todo momento se mostró muy por debajo de su compañero incluso parecía, en ocasiones, que se escondía para que fuera Miki quien llevara la voz cantante. El mallorquín es, además, el único de los concursantes que ha hecho pleno de nominaciones, 3 de 3, aunque se expondrá a la audiencia por primera vez en esta ocasión.

Sabela y Marilia fueron de las mejores de la noche, sin ninguna duda. Ambas hicieron una preciosa versión de "Cómo Quieres Que Te Quiera", aunque es verdad que han hecho pases en la Academia algo más bonitos durante la semana. No obstante, estaba claro que ninguna iba a salir nominada después de la actuación. La gala la cerró Julia con un numerazo a su altura. Por fin pudimos ver a la gaditana fuera de su zona de confort y demostrando que es capaz de brillar le pongan lo que le pongan. Además de ser la actuación más destacable de la noche, contó con una puesta en escena muy interesante y que no hace sino demostrar que Televisión Española puede aspirar a realizar cosas grandes cuando se lo propone.

A grandes rasgos, las cosas están funcionando de forma bastante decente: los concursantes cantan muy bien, son auténticos protagonistas en las redes sociales diariamente, el canal oficial de Youtube acumula millones de visualizaciones cada semana, las canciones en Spotify manejan cifras realmente buenas, la audiencia del programa se mantiene bastante estable... pero entonces, ¿qué falla? ¿por qué seguimos teniendo la impresión de la edición que no termina de explotar? Pues parece que la falta de emoción es la clave. Si bien los concursantes del año pasado empezaron con un nivel bastante más bajo, tenían alma, tenían una personalidad que enamoraba y que hacía que el espectador conectara con ellos de manera inmediata. Eso, de momento, no lo estamos sintiendo con los nuevos triunfitos. Esperemos que la cosa continúe en ascenso y esto cambie para que todo pueda fluir de la manera que podría y debería.

La semana que viene volveremos a vivir una gala que, seguro, será muy intensa, pues perderemos a otro gran concursante. Si el expulsado es Joan, nos quedaremos sin esa voz rota a la que todavía no ha sabido sacar partido pero que se intuye cada vez que canta. Si, por el contrario, es Damion el que abandona la Academia, nos perderemos al artista más original y con la voz más única de la edición, que podría hacer grandes cosas si se quitara los miedos y las inseguridades. ¿Quién será el tercero en dejar el concurso? Hagan sus apuestas.

Publicado por: Alfonso Halcón Olivero el 11 de octubre de 2018

Más de:

Spotify

social

radio

Lo + Relevante