loading

cabecera

cab-peq

LO   ÚLTIMO  

Amaia es, oficialmente, Amaia de España



A Amaia solo le faltaba coronarse como en su día hizo Rosa López, y ese momento se produjo a eso de las 2 menos cuarto de la pasada madrugada.

El 46% de los votantes optó por ella para alzarse con la victoria de la novena edición de OT, frente al 42% de Aitana y el 12% de Miriam. Así, la pamplonica demostró por qué lleva arrastrando el sobrenombre de "Amaia I de España” desde prácticamente el inicio del concurso.

Y es que sí, Amaia conquistó a la audiencia casi desde el minuto 1, principalmente por su inocencia, por no tener filtros, por sus ocurrentes frases... Su voz, su evolución y sus dotes interpretativas encima del escenario hicieron el resto. Un pack completo, un diamante que se ha ido puliendo progresivamente con el paso de las semanas y que demuestra que es la justa ganadora de OT2017.

La gala de ayer comenzó por todo lo alto con una actuación grupal de los 5 finalistas junto a Raphael, que interpretaron el clásico “Mi Gran Noche”. Tras esto, se sentaron en el sofá arropados por todos los exconcursantes, que regresaban al plató que los vio nacer como artistas, y los profesores, que lo pisaban por primera vez.

Alfred fue el primero en cantar. Cantar y tocar porque, para cerrar el círculo, trajo consigo su trombón e interpretó el éxito de Rihanna "Don't Stop The Music", concretamente la versión que realizó en su día Jamie Cullum. Con una sugerente coreografía por parte de los bailarines y dos focos iluminando al protagonsita, el propio Alfred, y su profesora de baile, Vicky, el catalán dio todo de sí mismo y culminó su paso por el concurso de una bonita forma.

Turno para Ana Guerra. Ejemplo claro de evolución, sin duda. Ayer se subía al escenario por última vez para intepretar el famosísimo "Volver" de Carlos Gardel. Fue una actuación que, si bien no estuvo a la altura a nivel vocal -porque se nota bastante la diferencia si la comparamos con los otros finalistas-, supo salvar los muebles gracias a la grandísima expresividad de su cara y al tango que bailó.
Ellos dos fueron, precisamente, los que salieron peor parados de los 5. Al menos, en cuanto al resultado. Ana acabó obteniendo la 5ª posición mientras Alfred se tuvo que conformar con la 4ª, a pesar de que ha salido favorito en 2 ocasiones durante la edición.
Las triunfadoras, por ende, fueron Miriam, Aitana y Amaia. La primera de ellas cantó "Invisible" de Malú con la fuerza y garra que la caracteriza. Una trabajadora incansable, la alumna perfecta, un ejemplo de esfuerzo y constancia. Nunca había salido entre las 3 favoritas y la audiencia le debía una. Ayer se coronó como la tercera clasificada de la edición tras su interpretación de "No Te Pude Retener", donde demostró con creces su evolución.
Aitana hizo una de las mejores actuaciones desde que empezara el concurso. "Chandelier" le venía como anillo al dedo y no pudo cantar mejor. Parece increíble que esa chica tímida e insegura que se subió al escenario por primera vez el día 23 de octubre del pasado año sea la misma que nos deleitó ayer de la forma que lo hizo. Además, volvió a cantar ese "Bang Bang" de la Gala 0 y ¡menudo cambio! Se quedó a las puertas de la victoria, pero ya ha ganado. Le espera una carrera impresionante, sin duda.

Y el protagonismo, aunque ya se lo hemos dado al principio del artículo, se lo merece Amaia. Flamante ganadora de una exitosísima edición. La primera canción que interpretó en la gala final fue "Miedo" de M-Clan. Casi a modo de superstición, la de Pamplona cantaba: "para empezar, diré que es el final...". El final de OT, pero el principio de su carrera. Amaia solo necesitó su voz y un piano para llenar el plató de forma magistral. Después nos volvió a deleitar con "Starman" de David Bowie. Ganadora con mayúsculas. Ha tenido una trayectoria impecable y nos ha dejado actuaciones históricas: "Shake It Out", "City Of Stars", "Con Las Ganas", "Soñar Contigo"... y es que, siendo sinceros, podía poner todas las que ha hecho.

Nada pudo manchar la especial velada. Ni los problemas de sonido, ni la improvisada actuación de David Bisbal que solo pudo cantar a capela, ni el "Camina" final que quedó un poco deslucido por el mismo motivo. El presentador, como siempre, estuvo magistral. Supo improvisar a la perfección y hacer muy amenos los últimos minutos de la gala mientras trataban de arreglar los percances. ¡Qué descubrimiento! Roberto Leal tiene que estar en la próxima edición de OT obligatoriamente.

En definitiva, echamos el cierre a una edición mágica. Una edición que nos ha dado muchísimo: alegría por comenzar la semana, ganas de sentarnos frente a la televisión cada lunes por la noche y, sobre todo, jóvenes con talento a raudales, trabajadores, comprometidos y libres. Libres para mostrar cómo son, cómo sienten, cómo viven... Libres para mostrar lo bonita que es la diversidad y ayudar a liberarse a los espectadores que alguna vez se han sentido como ellos.

Cuando las cosas se hacen bien, la recompensa llega. La audiencia se disparó en la gala final y consiguió un 30,8% de share y casi 4 millones de espectadores. En Twitter rozó el millón de comentarios, prácticamente no se habla de otra cosa durante el día de hoy. Qué maravilla. Qué felicidad. ¡Larga vida a OT!


Publicado por: Alfonso Halcón Olivero el 6 de febrero de 2018

Más de:

social

radio

Lo + Relevante